Cómo preparar una oposición

Exámenes escritos por temas

Consejos sobre como preparar cada uno de los tipos de examenes de los que puede constar una oposición
En este tipo de exámenes, lo ideal es transcribir literalmente el tema, tal y como viene en el temario. No olvide que estos temas tienen un contenido y una estructura concretos y determinados. Por lo tanto, el tribunal los valorará, en general, con arreglo a los temarios. En consecuencia, si omite algo importante, el tribunal puede comprobarlo fácilmente, con el consiguiente perjuicio para su puntuación.

Para la superación de estos exámenes le serán útiles las siguientes sugerencias:

1.ª Actualice los temarios permanentemente. Las contestaciones se las puede facilitar el Centro, pero es responsabilidad suya mantenerlos adecuados a lo exigido. No puede eludir esta responsabilidad. Los temas que encuentre le ayudarán a responder, pero la última palabra de su bondad le pertenece a usted. No sabe cuánto agradecen los tribunales cuando un opositor expone algo distinto al resto de compañeros.

2.ª Tenga presente que estos ejercicios los leen los miembros del tribunal, sin restricción de tiempo. La forma de presentarlo determina la primera impresión. Por ello, debe conseguir que la letra sea clara, que se pueda leer sin esfuerzo (el tribunal debe corregir muchos más exámenes: no dificulte su trabajo).

3.ª No cometa faltas de ortografía, incluidos los acentos. A veces, son causa de descalificación.

4.ª Ponga los puntos y aparte necesarios para separar con claridad las diversas cuestiones y facilitar así su corrección.

5.ª Deje los márgenes correspondientes, tanto a la derecha como a la izquierda (más amplios aquí). Además, procure no torcer los renglones.

6.ª Numere todos los folios que vas escribiendo, para facilitar su ordenación, si fuera necesaria.

7.ª Diferencie con claridad los diferentes epígrafes con números o con letras  para separar las distintas clases, teorías, manifestaciones, etc. Facilitan mucho su corrección y su valoración. Lo mismo cabe decir sobre el subrayado. No obligue a los miembros del tribunal a esforzarse

con denuedo en la búsqueda de si ha respondido o no a todas las cuestiones exigidas.

8.ª Distribuya el tiempo de tal manera que le sobren de cinco a diez minutos, para poder leer lo escrito y corregir posibles errores de forma o de fondo.

9.ª Evite las tachaduras y las anulaciones de palabras o incluso de líneas. Para ello, lleve al examen un líquido corrector («tipp-ex»), aunque le aconsejamos que consulte sobre ello a los vigilantes del examen.

Libros relacionados

Consejos relacionados

Política de privacidad
Copyright © Agapea Factory S.A 2020